AAFB Cientos de pasajeros afectados por una avería que el tren de Inca sufrió tras un accidente
Font original: Cientos de pasajeros afectados por una avería que el tren de Inca sufrió tras un accidente

Cientos de pasajeros afectados por una avería que el tren de Inca sufrió tras un accidente

Publicat: 24 / jun / 2005  |  Actualitat ferroviària

X. PERIS / M FERRER. PALMA.

Cientos de pasajeros del tren de Inca se vieron afectados durante toda la mañana de ayer por retrasos de hasta cuarenta minutos después de que uno de los convoys quedara averiado ocupando una de las vías tras sufrir un accidente, en el que el conductor de un minicoche sufrió heridas de carácter reservado. El siniestro ocurrió sobre las ocho de la mañana, cuando el vehículo fue arrollado por la locomotora en un paso a nivel sin barreras cerca de Consell. El tren siguió el trayecto aparentemente sin problemas, pero a la altura de Lloseta se averió y mantuvo la vía cortada hasta la una del mediodía, cuando pudo ser finalmente retirado.
Según informaron fuentes de la conselleria de Obras Públicas y de diversos organismos de emergencia, el accidente ocurrió sobre las ocho de la mañana en un paso a nivel sin barreras situado en el Camí de Son Corcó, a unos doscientos metros de la estación de Consell.

Un conductor herido

El tren, que se dirigía hacía
Inca, arrolló a un minicoche Aixam, conducido por Pedro L.S., vecino de Consell de 73 años. El pequeño vehículo salió despedido, con un fuerte impacto en el morro, mientras que su único ocupante resultó herido.
Desde la Conselleria de Obras Públicas se informó que la reacción del maquinista y el funcionamiento del sistema de frenado del tren fueron determinantes para que la colisión no tuviera consecuencias más graves.
Al lugar acudieron dotaciones de la Guardia Civil, los Bombers de Mallorca y una ambulancia del 061. El personal sanitario atendió al herido, que sufría un traumatismo craneoencefálico, y le trasladó al hospital de Son Dureta.
Ninguno de los pasajeros del tren tuvo que recibir atención médica, y la locomotora aparentaba haber resistido bien el golpe, pese a sufrir daños en la parte frontal.
Una media hora después, el tren reemprendió la marcha hacia Inca con aparente normalidad, pero en las cercanías de Lloseta sufrió una avería, provocada según todos los indicios por el golpe, y fue imposible ponerla de nuevo en marcha.
Una de las vías quedó ocupada por el convoy averiado, lo que afectó al resto de los trayectos de la mañana, ya que entre Marratxí e Inca sólo había una vía libre.
"Yo cogí el tren de las diez y media para ir de Palma a Inca", explicaba ayer uno de los pasajeros afectados. "En la estación se notaba ya bastante confusión. Los operarios sacaron a la gente que había entrado en el tren, diciéndoles que sólo llegaría a Marratxí. La gente salió, pero luego les hicieron volver a entrar. En el camino el revisor nos dijo que los que siguiéramos más allá de Marratxí deberíamos hacer trasbordo. Nos bajamos allí y permanecimos por espacio de 40 minutos, hasta que llegó otro tren desde Palma. Así que nos subimos en un tren que ya iba lleno. La mayoría tuvimos que ir de pie".
Desde la conselleria de Obras Públicas se explicó que los problemas derivados por la ocupación de la vía se prolongaron hasta la una del mediodía, cuando el tren averiado pudo ser finalmente retirado. Según estas fuentes, los retrasos que sufrieron los trayectos fueron de unos quince minutos de media.

Tags: