AAFB
Font original: "Con el metro viene la urbanización"

"Con el metro viene la urbanización"

Publicat: 13 / jul / 2005  |  Actualitat ferroviària

RAQUEL GALÁN

No sólo les preocupa que el futuro metro les "destrozará las fincas, las casas y las vidas". No sólo les angustia que después de cuatro generaciones de la misma familia viviendo en sa Garriga, tendrán que abandonarla a causa del insufrible ruido. No sólo les enfada que los responsables de la administración autonómica ni se han molestado en atenderles... También están indignados por las intenciones de los "poderosos grupos de presión económicos que pretenden penetrar de una forma u otra dicho territorio para dar cumplimiento a sus intereses especuladores, recalificadores y urbanizadores".
Sa Garriga es un pequeño pueblo perteneciente a Palma. Y el metro pasará literalmente por delante de las viviendas de las 14 familias ayer convocadas para expresar su rechazo a esta gran obra. "No estamos en contra del transporte público, que quede claro, pero sí de que se destruya el paisaje a costa de unos pocos", dice el portavoz, Luis Ansorena.

El único tramo sin soterrar del futuro metro pasa justamente por delante de sus casas. Como saben que no les harán caso en la petición de anular el proyecto, exigen que al menos se soterre el tramo al aire libre, es decir, entre la carretera de Sóller y el camí de Passatemps.
"Será inhabitable", afirma un vecino. "El metro pasará a un metro de mi casa, se meterá en el muro del porche y se cargará el pozo", añade otra afectada. "Los niños jugarán junto a un agujero de ocho metros, sólo separados por una valla, con el peligro que ello conlleva", como lamenta un tercer vecino. "Con lo que han disfrutado mis hijas en la casa", suspira otro. En la reunión, entre almendros, algarrobos y alguna higuera, un vecino no entiende "cómo no han pensado que van a destruir una zona rural".

"Es lo último que queda sin urbanizar, al lado de los terrenos de personas muy influyentes y del solar en el que pretenden construir un hotel y un campo de golf", le responde el portavoz. Los demás están de acuerdo, "el único interés es especular".
Otro indicio que lo atestigua, en palabras de los residentes afectados de sa Garriga, es el "escandaloso" trazado aprobado por el actual Govern, ya que en vez de ser en línea recta, trazan una enorme curva de 90 grados "evitando con ello dañar los grandes terrenos pertenecientes, casualmente, a propietarios de gran influencia, pero en cambio destrozando los terrenos de los pequeños propietarios".

Además, no se creen que tres millones y medio de alumnos de la Universitat se desplazarán en este medio de transporte al año, tal como indica un estudio de la conselleria de Obras Públicas y Transportes, porque, entre otras cosas, "la estación prevista en la UIB se encuentra en un extremo de la misma, lo que obligaría a los usuarios que no acudan al edificio Ramon Llull a caminar incluso varios kilómetros para llegar a su destino", concluye Luis Ansorena.

Tags: