AAFB El Govern quiere iniciar esta legislatura el tren a Cala Rajada y Alcúdia y soterrar las vías en Manacor
Font original: El Govern quiere iniciar esta legislatura el tren a Cala Rajada y Alcúdia y soterrar las vías en Manacor

El Govern quiere iniciar esta legislatura el tren a Cala Rajada y Alcúdia y soterrar las vías en Manacor

Publicat: 15 / oct / 2005  |  Actualitat ferroviària

m. a. ruiz

PALMA.- La Conselleria de Obras Públicas quiere iniciar, antes de las elecciones autonómicas de 2007, las obras de las dos nuevas líneas de tren que unirán Manacor con Cala Rajada y Sa Pobla con Alcúdia. Si se cumple esta previsión, la ejecución de ambos proyectos culminará a lo largo de la próxima legislatura.

Sin embargo, según advirtió ayer la consellera Mabel Cabrer en declaraciones a EL MUNDO/El Día de Baleares, este objetivo sólo será posible si el Gobierno de Zapatero cumple su compromiso de suscribir con el Govern un convenio de inversiones ferroviarias para cofinanciar las obras previstas en el Plan de Transportes de Baleares.

La Conselleria de Obras Públicas ya ha diseñado un primer anteproyecto del trazado que unirá Manacor con Cala Rajada, que a lo largo de más de 40 kilómetros de vía incluirá seis estaciones intermedias en los núcleos de Sant Llorenç, Son Carrió, Cala Millor, Son Servera, Artà y Capdepera.

De entre las distintas alternativas que se barajaban, los técnicos han optado finalmente por soterrar todo el trazado del tren que atraviesa el núcleo de Manacor. Esto permitirá mejorar las condiciones de seguridad, al eliminar todos los pasos a nivel, y recuperar el espacio de las vías en superficie para usos urbanos, tal como venía reclamando el equipo de gobierno del alcalde Antoni Pastor.

Pese a que se realizará a cielo abierto, sin tener que emplear tuneladora, el soterramiento incrementará sensiblemente el coste del proyecto, que se había cifrado inicialmente en 120 millones de euros. De este modo, la Conselleria ha descartado definitivamente la posibilidad, estudiada por el Govern durante la pasada legislatura, de sacar la estación fuera del casco urbano, algo que hubiera echo menos atractivo este servicio para los usuarios. Por el contrario, la línea de Cala Rajada contará con una segunda estación en la zona este de Manacor, próxima al hospital.

Antich apoya el proyecto

Del antiguo trazado de tren que unía Manacor con Artà, inaugurado en los años 20, la Conselleria sólo aprovechará el tramo inicial hasta Sant Llorenç. Desde allí, el recorrido se desviará hacia el este para dar servicios que han experimentado un espectacular crecimiento durante los últimos años, como consecuencia del turismo, como Cala Millor y Son Servera.

Esta es la opción por la que se han decantado finalmente los técnicos, de entre las 10 alternativas que el Plan de Transporte de Baleares, aprobado inicialmente hace ahora un año, incluía para la línea de Cala Rajada. Según dicho documento, la línea contará con entre 639.000 y 992.000 usuarios anuales en 2010, una cifra que rozará el millón y medio de viajeros en 2025.

El objetivo a largo plazo es que por esta línea circule un tren cada 9 minutos en las horas puntas, cuando el servicio esté a pleno rendimiento. Para poder ejecutar este proyecto, la consellera de Obras Públicas, Mabel Cabrer, confía que el PSOE cumpla su promesa electoral de financiar desde el Ministerio de Fomento la apertura de nuevos corredores de tren en Mallorca.

Se trata además de una reivindicación del Parlament, reiterada durante el pasado Debate sobre el estado de la comunidad, y de los tres Consells insulars, que han acordado reclamar al Ministerio de Fomento que invierta 2.060 millones de euros para pagar las obras del Metro de Palma y abrir nuevos corredores de tren. Antes del verano, durante su encuentro con el president Matas en el Consolat de Mar, el líder socialista Francesc Antich expresó su apoyo a los proyectos del tren pero en cambio no respaldó las inversiones emprendidas por el Govern en el Metro de Palma.

El Plan Director de Transportes de Baleares prevé la apertura de otros corredores. El más llamativo y costoso, un tranvía turístico que bordeará toda la bahía de Palma, desde Santa Ponça, pasando por Ses Avenidas, hasta el Arenal. Esta actuación ha sido presupuestada en 380 millones de euros.

El proyecto se complementará con otra línea entre Palma y Santanyí, que costaría 149 millones de euros, con estaciones en Son Ferriol, Llucmajor, Campos y Ses Salines. En cuanto a la línea Sa Pobla-Alcúdia, que completaría el eje central del tren entre los dos principales puertos de la Isla, tiene un coste previsto de 32,3 millones de euros. Una inversión que en el futuro permitirá circular un tren en cada sentido cada nueve minutos.

Esta es, junto a la de Cala Rajada, la línea de tren preferente que la Conselleria de Obras Públicas quiere dejar iniciada durante la actual legislatura. Para más adelante tendrán que quedar otras iniciativas previstas en el Plan de Transportes, como el tranvía que bordeará la bahía de Alcúdia, entre el puerto de Pollença y Can Picafort, con un coste estimado de 285 millones de euros. Según las previsiones del Govern, tendría más de un millón y medio de usuarios en el año 2010, gracias a la fuerte presencia turística en esta zona de la Isla. El Plan Director pretende lograr que en 2012 el 25% de los desplazamientos en Baleares sean en transporte público. Ahora sólo alcanzan el 12% del total.

Tags: