AAFB El proyecto funcionará una vez que se inaugure la estación intermodal
Font original: El proyecto funcionará una vez que se inaugure la estación intermodal

El proyecto funcionará una vez que se inaugure la estación intermodal

Publicat: 6 / mar / 2006  |  Actualitat ferroviària

I. R.

A pesar de que Cort y Govern dan por hecho de que Palma, y más concretamente, la EMT se incorporará al billete único del Govern antes de que éste entre en vigor, nadie se atreve a dar una fecha a día de hoy. Ayer desde el Ayuntamiento el responsable de este tema, el presidente de la EMT, Alvaro Gijón, aseguró que «funcionará una vez que la línea de Metro a la Universidad de les Illes Balears, entre en marcha» y la estación intermodal de plaza España esté acabada.

«Antes no tendría mucho sentido ponerlo en marcha», anotó el concejal palmesano. Antes de que eso ocurra, en el primer trimestre del próximo año, el proyecto de Ley del Consorcio de Tranportes de la consellera Mabel Cabrer habrá pasado ya el oportuno trámite parlamentario, al igual que la Ley de Capitalidad de Palma.

Más flota

De ahí que la finalización de las obras del Metro a la UIB es una fecha idónea para que el billete único esté en marcha en toda Mallorca y a su vez en la capital balear.

Aunque desde la presidencia de la EMT el edil Alvaro Gijón, afirmó ayer que «no hay cifras» sobre el dinero que el Govern deberá pagar a Cort para compensar su incorporación al billete único, la empresa municipal, de hecho, ya trabaja en ello.

Y lo hace intentando fijar las posibles consecuencias sobre las necesidades de flota de autobuses que se pueden plantear a medio plazo una vez que el Metro esté en funcionamiento y el billete único en marcha.

Para ello la EMT ya ha encargado la realización de un estudio con la finalidad de conocer la incidencia que puede tener la puesta en marcha de una línea de Metro a la UIB y al Polígono de Son Castelló, y las posibilidades que ofrece el soterramiento de las vías del tren a las diferentes líneas del transporte público de Palma.

El objetivo pasa por definir las necesidades del transporte municipal para los próximos diez años de forma que Cort pueda prever cuántos vehículos deberán adquirise para hacer frente a este nuevo desafío, y con la mirada puesta también en el crecimiento que han experimentado las zonas de la periferia palmesano.

El Metro obligará a reformar las líneas 19, 10 y 11, como mínimo. Se da casi por descartado que estas líneas de autobús vayan a desaparecer pero lo que está claro es que tendrán que descargarse de flota o variar el trayecto y el recorrido que realizan en la actualidad con la finalidad de no solapar servicios, ni a la UIB ni al Polígono de Son Castelló.

A todo ello habrá que sumar las posibles repercusiones que en el fomento del transporte público de toda la Isla puede tener la creación del billete único por las facilidades y mejoras que ello supondrá para toda la población de Mallorca. Al facilitar la llegada a Palma por transporte público de los habitantes de las diferentes poblaciones de la Part Forana será la EMT la que, a su vez, asumirá y deberá absorber en la capital balear este incremento del número de potenciales usuarios.

Tags: