AAFB Intereses generales
Font original: Intereses generales

Intereses generales

Publicat: 19 / set / 2004  |  Actualitat ferroviària

GASPAR SABATER

Si Cort, para diseñar la ciudad, tuviera que atender todas las protestas del vecindario, aquí, podemos estar bien seguros, no se movía una piedra. Bien está que se escuchen todas las alegaciones que los ciudadanos tengan a bien hacer a los proyectos en marcha, y que se atiendan todas aquellas que sean razonables, pero cuando surja un conflicto de intereses -los generales de la ciudad con los particulares de una zona-necesariamente tienen que prevalecer los primeros. Y esto no es tan difícil de entender.

Reciente tenemos el ejemplo de La Real donde los vecinos de una nueva urbanización, después de haberse instalado en una zona que antes era rústica y que el ayuntamiento permitió urbanizar, ahora no quieren que en su entorno se construya nada más y han montado un follón como no vieran los siglos amparándose en que allí existe un monasterio que si en su día fue un monumento de él hoy queda ya bien poca cosa. Pero lo que es más grave es que tampoco quieren que se construya un hospital que debe atender a media Palma y cuyo lugar ha sido elegido porque al parecer es el más idóneo.

Ahora, por lo que se va viendo, tenemos otro lío en puertas. El ayuntamiento ha presentado el proyecto del nuevo parque de Ses Estacions y su prolongación, con el soterramiento de las vías del tren y la conversión del espacio que ocupaban en un nuevo corredor para enlazar la ciudad con la Vía de Cintura, y los vecinos de Son Oliva y Son Forteza han dicho inmediatamente que no. Pero no sólo han sido estos vecinos sino que también el GOB alega contra esta nueva vía, contra la desmantelación del actual parque y contra la construcción de una estación ínter modal en la Plaza de España. Pero lo que no dicen los vecinos ni el GOB es cómo tiene el ayuntamiento que solucionar las cosas.

La construcción de una estación subterránea ínter modal en la Plaza de España es un acierto porque acerca al corazón de la ciudad al tren y a los autobuses, lo cual puede contribuir a fomentar el transporte público. Esta obra hace también ganar nuevo espacio a un parque que sin duda merece ser remodelado y, además, el soterramiento de las vías permite a un tiempo prolongar la extensión del parque y abrir una nueva vía de acceso a una ciudad que a diario ve su tráfico colapsado por insuficiencia de las vías existentes e imposibles de ampliar. Y todo esto parece coherente además de necesario.

Estamos pues ante unos proyectos de largo alcance de los que sin duda habrá de beneficiarse toda la ciudad. Y no es cuestión por tanto de que se puedan ir al garete por unas protestas vecinales. Que se mejore el proyecto en todo lo mejorable, pero que mantengan la idea que lo ha inspirado. Los intereses generales deben primar.

Tags: