JPEG - 72.6 kB

LA CUENTA ATRAS DE UN CIERRE

Publicat: 17 / ago / 2005  |  Actualitat ferroviària

Son las 20 de la tarde del 16 de Agosto de 2005, y continúa el fluido incesante de pasajeros en la Estación de Palma. Tras 130 años de actividad en superficie, la imagen del "Parc de Ses Estacions" volverá a cambiar radicalmente y de forma definitiva, los últimos trazados de la rica playa de vías existente. Los obreros se afanan en cambiar esta imagen y con cierta alegría, sin saber que están ayudando a borrar de la memoria colectiva una parte muy importante de la historia de esta ciudad. Pero construida la nueva y provisional estación de Jacinto Verdaguer, ya solo queda contar los escasos minutos antes del cierre definitivo de su centro neurálgico sito en la plaza España.

Algunos cogemos con Pelayo el tren que realizará la última salida de la Estación de Palma a Sa Pobla a las 21:15 h, otros cogen el último tren con destino Marratxí a las 22:30; y a la vuelta coincidimos en el último tren que llega a la Estación de Palma alrededor de las 23:25h.

Silenciosos esperamos participar en el retiro definitivo de las unidades a Son Rullán alejándonos por última vez de S’Estació tras la órden exacta de salida, 23:30 h, realizada por Mercedes, la cap d’Estació, que, con derecho, no desea inmortalizar aquel momento retratándose con nosotros alegando "estar en servicio". Ahora sí, sale el último tren desde la Estación de la plaza de España. Llegando los talleres de Son Rullán, Lorena nos recibe a la entrada a los talleres, cerrando un ciclo histórico sin pena ni gloria, salvo para los allí presentes Amigos del Ferrocarril.

Son las 5:45 h de la mañana del día 17 de Agosto, y como cada mañana, los usuarios van a coger su tren matinal, pero en esta ocasión se han tenido que desplazar al nuevo apeadero, estación oficial de Es Pont des Tren. Un nuevo andén, una nueva iluminación, una nueva estación recibe a los pasajeros, que esperan impacientes la llegada de su tren. Son las 5:50 y puntualmente se da la primera salida oficial del tren que continuará realizando su servicio hasta que definitivamente ocurra lo inevitable, la cuenta atrás de un cierre definitivo de una línea que en su futura apertura, los railes y las unidades que por ellos circulen ya jamás verá la luz en la Plaza España.

José J. Méndez - Es Furgó Correu

Tags: