AAFB La empresa del tren compra Can Prunera como nueva oferta turística y cultural
Font original: La empresa del tren compra Can Prunera como nueva oferta turística y cultural

La empresa del tren compra Can Prunera como nueva oferta turística y cultural

Publicat: 15 / feb / 2006  |  Actualitat ferroviària

PERE J. PASTOR

El emblemático edificio modernista de Can Prunera, situado en la céntrica calle de Sa Lluna, ya es propiedad del Ferrocarril de Sóller después que la compañía formalizara ayer la escritura de compra venta haciendo así efectiva la opción que formalizó en mayo de 2005. Fuentes próximas a la operación han asegurado que la inversión sobrepasa los dos millones de euros, aunque esta cifra no ha sido confirmada oficialmente. El presidente del ferrocarril de Sóller, Javier Mayol, destacó la importancia que los propios habitantes del municipio, así como los visitantes, puedan disfrutar de esta joya del modernismo. En este sentido, informó que «la operación se enmarca en la misma línea de las otras inversiones culturales que hemos hecho ya, como es el caso de la estación del tren en Sóller, con salas dedicadas a Picasso y a Miró».

En este sentido, Javier Mayol aseguró que el edificio será puesto a disposición del ayuntamiento «para que pueda hacer un uso cultural del mismo» y manifestó su esperanza en que «las instituciones públicas colaboren en la restauración del edificio». En lo que refiere a la colaboración con el consistorio solleric, existe ya el precedente de un convenio que permite a la Sala la utilización de espacios en la estación de Sóller para la instalación del juzgado de paz.

El edificio de Can Prunera está declarado BIC por el Consell de Mallorca. Su espectacular fachada modernista y su interior, totalmente del mismo estilo, hacen de este edificio una de las mejores muestras del modernismo catalán en Mallorca y según los expertos, tal vez el edificio privado de estilo modernista más importante de la isla. Hacía años que el edificio estaba en venta y el año pasado la compañía ya estudió su compra ya que sus directivos consideraban, según Mayol, «un error que cayera en manos de gente que no sea de Sóller». En mayo de 2005 el presidente de la CAIB, Jaume Matas, anunció públicamente que la empresa compraría Can Prunera dentro de su política de inversiones culturales ligadas a la prolongación de la concesión por 50 años más.

Tags: