AAFB La empresa del tren de Sóller confirma que el accidente se debió a un error humano
Font original: La empresa del tren de Sóller confirma que el accidente se debió a un error humano

La empresa del tren de Sóller confirma que el accidente se debió a un error humano

Publicat: 26 / jun / 2005  |  Actualitat ferroviària

GABRIEL MERCE

SÓLLER.- Ya no hay duda de que el accidente ferroviario ocurrido en el interior de un túnel en las inmediaciones del Pujol d’en Banya se debió a un error humano. Fuentes del Ferrocarril de Sóller han desestimado cualquier fallo mecánico y han achacado el accidente a que el conductor del convoy que se dirigía hacia el valle no respetó el protocolo establecido para el servicio de las 15.15 horas consistente en parar en el cruce del Mirador del Pujol d’en Banya, esperar al tren que circula en dirección contraria y pedir autorización por radio al jefe de la Estación de Sóller para reemprender la marcha.

Óscar Mayol, miembro del Consejo de Administración del Ferrocarril, no se explicaba el fallo aunque reconocía que «todos podemos equivocarnos en cualquier momento» y añadía que «todos los conductores llevan consigo un gráfico con indicaciones concretas para cada servicio».

De hecho, no todos los convoyes tienen parada obligatoria en el Mirador del Pujol d’en Banya ya que no siempre se produce un cruce de trenes en este punto. Mayol comentaba también que ambos conductores, en el interior del túnel, lograron ver las respectivas luces pese a tener forma curva y apretaron el freno de emergencia.

A continuación ambos salieron de las cabinas refugiándose en la parte trasera del puesto de mando, con lo que probablemente evitaron salir malheridos del choque frontal. Durante la tarde de ayer quedó restablecida la normalidad en los servicios, ordinarios y extraordinarios, del Ferrocarril de Sóller. Por la mañana tuvieron que suspenderse dos servicios debido a la avería de dos de los cuatro automotores de los que dispone el Ferrocarril. Ya por la tarde, el automotor número 4, quedó listo para circular y la compañía recuperó la normalidad, ya que con tres locomotoras la empresa cubre la totalidad de la demanda existente.

El automotor número 3, que era el que circulaba en sentido descendiente hacia Sóller, es el que presenta más daños. Deberán pasar al menos dos semanas antes de que pueda circular de nuevo por las vías, especialmente por el hecho de no contar la empresa con piezas de recambio, que deben fabricarse.

El resto de daños

El número 4 solamente tuvo daños superficiales en la madera, reparados en los talleres de la Estación de Sóller por el personal del Ferrocarril de Sóller. Desde hace un mes, la compañía ferroviaria de carácter privado no dispone de director. Miquel Galmés, contratado hace dos años, tras la renuncia de Rafael Sierra al cargo, también ha dimitido y ya trabaja en otra empresa.

El directivo Óscar Mayol ha explicado que la compañía confía en disponer de un nuevo director en el plazo máximo de un mes. De hecho, Mayol ha comentado que «ya tenemos una terna de candidatos y el Consejo de Administración tendrá que decidirse por uno».

Cabe recordar que el accidente provocó cuatro heridos leves de entre las más de quinientas personas que el pasado sábado viajaban a bordo de los convoyes implicados por la colisión. La Conselleria de Obras Públicas, Vivienda y Transportes, que dirige la consellera Mabel Cabrer, anunció inmediatamente que la apertura de un expediente informativo para esclarecer los motivos que había ocasionado el accidente ferroviario.

Tags: