AAFB Los viajeros tuvieron que esperar más de 2 horas entre nervios y un calor sofocante
Font original: Los viajeros tuvieron que esperar más de 2 horas entre nervios y un calor sofocante

Los viajeros tuvieron que esperar más de 2 horas entre nervios y un calor sofocante

Publicat: 25 / jun / 2005  |  Actualitat ferroviària

ENRIQUE FUERIS /G. M. SÓLLER.- «Hemos notado un fuerte choque, y a continuación un fuerte olor a quemado. Entonces ha pasado el revisor diciendo que habíamos chocado, pero sin preguntarnos si nosotros estabamos bien». Este era el testimonio de una de los pasajeras que se encontraban en el automotor que se dirigía hacia la estación de Sóller y que salió ilesa del suceso.

Los servicios sanitarios del 061 que se personaron en el lugar del suceso tuvieron que atender a cuatro mujeres de unos 50 años de edad, naturales todas de Girona, que habían sufrido diversas contusiones y magulladuras. Una de ellas fue trasladada con un traumatismo torácico a la Clínica Juaneda y las otras fueron atendidas en el Centro de Salud de Sóller. El resto de los pasajeros de ambos trenes se encontraba en perfecto estado, si bien algunos de ellos mostraban claros síntomas de lógico nerviosismo.

El accidente no dejó escenas de pánico ni imágenes sangrientas. Sin embargo, muchos de los afectados, de los cuales la inmensa mayoría eran turistas, mostraron bastante enfado por la ausencia de responsables del ferrocarril de Sóller que les dieran una explicación de lo sucedido.

El impacto se produjo en un tramo curvo con nula visibilidad y de difícil acceso para los servicios de emergencia. Los pasajeros que viajaban en el primer tren volvieron a la estación en éste, mientras que los restantes tuvieron que ser evacuados mediante diversos vehículos de los servicios de emergencia y de la Policía Local de Sóller.

A pesar del estado de nerviosismo que se apoderó de algunos pasajeros en los primeros momentos, la mayoría de ellos mostraba una actitud serena, permitiéndose incluso el lujo de bromear sobre el accidente. «Todo ha sucedido muy deprisa», comentaba uno de los afectados, «se ha producido un frenazo brusco y un ruido sordo de colisión y al caer nos hemos golpeado las rodillas, pero no hemos sufrido ningún daño serio».

Por su parte, una turista de Girona mostraba su enfado por el retraso con el que abandonaban el lugar del suceso y eran finalmente evacuados: «Llevamos tres horas aquí tirados». Dos matrimonios de turistas alemanes de avanzada edad prefirieron iniciar el descenso hasta Sóller a pie, separándose del resto del grupo y bajando por un camino que desciende entre huertos y olivares. Cerca de 70 personas tuvieron que atravesar otro de los túneles horadados en la finca del Pujol d’en Banya en grupos reducidos y acompañados por efectivos equipados con focos y linternas.

La verdad es que la dificultad de acceso que entrañaba el punto del siniestro complicó las labores de rescate pero, en general, éstas se desarrollaron dentro de una absoluta normalidad. Los servicios de emergencia atendieron en todo momento a los afectados.

Las vías quedaron despejadas en torno a las 18.00 horas, por lo que el tráfico previsto para el resto del día se desarrolló con retrasos de unos 15 minutos.

Tags: