AAFB Nuevo artículo
Font original: Zapatero tan sólo garantiza seis de los 1.600 millones que le pide Matas

Nuevo artículo

Publicat: 27 / nov / 2005  |  Actualitat ferroviària

MARIONA CERDÓ/M.A. RUIZ

PALMA.- Una cena muy cordial y muy afectuosa, pero con muy pocos compromisos tangibles. Durante la cena que anoche mantuvo con el president Matas en el Consolat de Mar, Rodríguez Zapatero sólo garantizó que destinará a Baleares 6 de los 1.600 millones de euros que el Govern pide a la Administración central para construir carreteras y abrir nuevas líneas de tren.

En el encuentro a puerta cerrada, Zapatero se comprometió anoche a «estudiar la penuria del transporte aéreo» en las islas menores («las islas pequeñas», dijo el portavoz de La Moncloa, Fernando Moraleda). Pero no garantizó que vaya a cumplir la promesa electoral del PSOE de declarar como servicio público los vuelos con la Península.

En cuanto al conflicto de las carreteras, respaldó la decisión de la ministra Magdalena Alvarez de no pagar los casi 400 millones de euros de los dos convenios firmados por su antecesor en el cargo, Francisco Alvarez Cascos. Pero en contra de lo sostenido hasta ahora por el socialista Francesc Antich, se mostró dispuesto a negociar con los consells insulars el nuevo Convenio de Carreteras de 658 millones de euros, aunque el Govern no retire las acciones judiciales contra Magdalena Alvarez.

«El desencuentro sobre el primer Convenio de Carreteras», relató el president Matas en la rueda de prensa ofrecida pasada la medianoche, «no impedirá que haya un nuevo Convenio a través de los consells. Estamos dispuestos a retirar el litigio si la ministra da marcha atrás [en su decisión de romper el anterior Convenio], pero parece difícil que dé marcha atrás».

Zapatero tampoco se comprometió a firmar el convenio que Antich prometió en su campaña electoral para el desarrollo del tren en Baleares. En todo caso, anunció que el Ministerio de Fomento destinará el próximo año 6 millones de euros «para la viabilidad del ferrocaril en Mallorca», relató después el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda.

Lo cierto es que el PSOE aprobó esta medida en las Cortes, como enmienda a los Presupuestos Generales del Estado, a pesar de que el PP reclamaba para el tren de Baleares una cifra muy superior: más de 60 millones de euros en 2006.

Sin dinero para el Metro

Y como regalo especial para las Islas, el portavoz de Zapatero anunció que Baleares será la sede de todos los eventos que se celebren en España en el marco de la Alianza de Civilizaciones que nace hoy domingo en Calvià.

En suma, el Govern reclamaba al Gobierno central los casi 400 millones de euros del anterior Convenio de Carreteras, los 568 millones del nuevo convenio prometido por Magdalena Alvarez a los consells y otros 600 millones de euros (tal como acordó en marzo de 2004 en Parlament) para la construcción de nuevas líneas de tren.

En total, casi 1.600 millones de pesetas. La cena de anoche se saldó con la promesa (que no es nueva porque ya la aprobó el Congreso de los Diputados) de invertir 6 millones de euros el año que viene en la red mallorquina de tren.

Matas había renunciado a pedir a Zapatero que cofinancie las obras del Metro, el soterramiento del tren y la construcción de la nueva estación de la Plaza de España porque a Antich no le gustan estas actuaciones. Por este motivo, sí pidió anoche financiación para los proyectos que cuentan con el apoyo del PSIB: la prolongación de las líneas de tren desde Sa Pobla hasta Alcúdia, así como desde Manacor a Cala Rajada y Santanyí, además de la electrificación de las líneas ya existentes y la primera fase del tranvía turístico de la Bahía de Palma, que uniría la capital con el aeropuerto. En una fase posterior, este tranvía recorrerá toda la bahía desde Calvià hasta el Arenal.

El portavoz de La Moncloa, Fernando Moraleda, también recordó anoche otro anuncio conocido hace ya meses: el descuento de residente subirá el año que viene al 45%, como paso previo para alcanzar el 50% antes de que termine la legislatura.

Pasadas las 21 horas, Rodríguez Zapatero descendía del vehículo oficial ante el patio del Consolat de Mar, donde fue recibido por el president Matas. Tras posar ante los fotógrafos, Matas le mostró el interior de la Lonja.

El presidente socialista quiso dejar huella de su paso por el Consolat de Mar con una frase críptica escrita en el libro de visitas: «Para la Comunidad de las Islas Baleares, espacio excelente para el encuentro de civilizaciones, con su luz, la paz y la historia... todas de España». Ya arriba, nueva sesión de fotos ante las banderas. Fue entonces cuando Matas comentó que es la primera vez que un presidente del Gobierno en activo visita el Consolat de Mar. Espero que no sea la última, musitó Zapatero.

Cara a cara, sin ningún testigo ni invitado, ambos degustaron un menú de entrantes de frito de pescado y marisco, un primer plato de faba parada y el segundo de mero a la mallorquina. De postre, gató bañado en chocolate con helado de almendras. Todo ello, regado con vino blanco Son Caules de Jaume Mesquida y el tinto Anima Negra, mientras debatían los problemas de Baleares.

Durante el reciente Debate sobre el estado de las Autonomías celebrado en el Senado, Zapatero se comprometió a mantener este encuentro con Matas aprovechando su visita a Baleares con motivo de la sesión inaugural de la Alianza de Civilizaciones, que tendrá lugar hoy domingo en Calvià.

Tags: