AAFB Una avería en el metro al poco de abrir deja en tierra a los pasajeros casi 2 horas
Font original: Una avería en el metro al poco de abrir deja en tierra a los pasajeros casi 2 horas

Una avería en el metro al poco de abrir deja en tierra a los pasajeros casi 2 horas

Publicat: 12 / jul / 2007  |  Actualitat ferroviària

R.G. PALMA.

Los pasajeros que ayer fueron a coger el metro a primera hora de la mañana se quedaron en tierra a causa de una avería cuyas causas se desconocían, según informaron fuentes de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM).

El servicio de transporte quedó parado desde el primer trayecto a las 6,15 horas hasta las 8,00 horas, es decir, el periodo de tiempo de mayor afluencia de trabajadores que acuden al polígono de Son Castelló.

También es la hora punta para los estudiantes universitarios, pero debido a las vacaciones de verano sólo afectó a los trabajadores que acuden a la Universitat de les Illes Balears (UIB) desde alguna de las nueve paradas existentes, incluida la estación de la plaza de España.

Sin corriente eléctrica

Una usuaria habitual que iba a coger el metro desde allí a las 7,30 horas se encontró con la avería y, al igual que los demás pasajeros, se tuvo que desplazar hasta la parada de autobús para llegar a tiempo a su trabajo.

Fuentes de la empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca explicaron que cuando fueron a poner en marcha el metro, se fue la corriente eléctrica. Tampoco les funcionó el generador habilitado en la Universitat para estos casos. Desde Gesa indicaron que la avería no se produjo por un fallo de la compañía eléctrica. En SFM están efectuando en estos momentos una serie de pruebas "para que la corriente se encienda automáticamente desde el centro de mando, y no manualmente, tal como ocurre ahora". Sin embargo, no se ha encontrado una relación entre estas pruebas y el fallo de ayer, según señalaron desde la empresa ferroviaria Hay que recordar que pocos días antes de que este nuevo transporte público entrase en funcionamiento, una incidencia con el cambio de agujas obligó a parar la circulación del metro cuando estaba en pruebas.