JPEG - 12.1 kB

Trenazo deja seis muertos en Londres

Publicat: 9 / nov / 2004  |  Actualitat ferroviària

Socorristas revisan el sitio donde un tren chocó con un automóvil cerca del pueblo de Ufton Nervet, a las afueras de Londres, dejando seis muertos y 150 heridos (AP).
08 de noviembre de 2004

Quince personas permanecen hoy hospitalizadas, cuatro de ellas en estado grave, mientras que los otros heridos fueron dados de alta tras ser atendidos.

Londres, (EFE).- La Policía de Transporte Británica (BTP, siglas en inglés) investiga hoy, domingo, el accidente de tren ocurrido el sábado en un pueblo cercano a Londres, en el que seis personas perdieron la vida y unas 150 resultaron heridas.

El accidente ocurrió cerca del pueblo de Ufton Nervet cuando un tren de alta velocidad descarriló tras colisionar con un automóvil en un cruce con barreras automáticas.

Quince personas permanecen hoy hospitalizadas, cuatro de ellas en estado grave, mientras que los otros heridos fueron dados de alta tras ser atendidos, según fuentes sanitarias.

Los heridos fueron llevados en su mayoría al hospital Royal Berkshire de Reading, ciudad al oeste de Londres, y otros fueron ingresados en North Hampshire de Basingstoke, sur de Inglaterra.

Las víctimas presentan, en su mayoría, heridas en el pecho y la cabeza, añadieron las citadas fuentes.

Según precisó la BTP, el conductor del tren y el del automóvil perdieron la vida, además de cuatro pasajeros.

El accidente ocurrió poco después de las 18.10 GMT del sábado cuando el tren cubría el trayecto entre la estación londinense de Paddington y Plymouth (suroeste de Inglaterra).

El tren, compuesto por ocho vagones, llevaba 300 pasajeros, según la BTP, que ha cerrado la línea, correspondiente a First Great Western, que une Londres con el suroeste de Inglaterra.

Unas veinte ambulancias acudieron al lugar y también bomberos de los condados de Berkshire, Buckinghamshire, Northamptonshire, Wiltshire y Hampshire, según las fuerzas del orden.

El tren había salido a las 17.35 GMT de la estación londinense de Paddington con destino a Plymouth.

Tres inspectores del servicio de seguridad ferroviario trabajan con la Policía para aclarar las causas del accidente.

La Policía deberá establecer también la seguridad de los cruces con barreras automáticas y el estado de las vías en el lugar.

Las fuerzas del orden no han querido comentar hoy sobre la posibilidad de que el conductor del automóvil intentara pasar deliberadamente por el cruce cuando pasaba el tren.

"Es muy prematuro para hacer un comentario" al respecto, dijo hoy el subcomisario de la Policía de Transporte Británica, Andy Trotter, quien expresó su sorpresa de que no hubiera más víctimas mortales dada la violencia del impacto.

El ministro británico de Transporte, Alastair Darling, prometió hoy que se hará una profunda investigación sobre lo sucedido.

"Es prematuro saber por qué ha ocurrido esto, pero el Gobierno se asegurará de que este accidente es profundamente investigado", subrayó el ministro en un breve comunicado.

Los bomberos han llevado al lugar equipo especial pesado para levantar los ocho vagones descarrilados, mientras que la Policía ha cerrado el acceso a la zona.

Los servicios de rescate trabajaron durante varias horas para sacar a las personas atrapadas en los vagones.

Este ha sido el último de una serie de accidentes de trenes ocurridos en Inglaterra en los últimos años.

El 10 de mayo de 2002, siete personas murieron y setenta resultaron heridas cuando un tren descarriló al entrar en la estación de Potters Bar, al este de Inglaterra.

El 28 de febrero de 2001, un accidente similar al de ayer, sábado, ocurrió en Selby, en Yorkshire (norte de Inglaterra), cuando un automóvil todoterreno se desvió de la carretera y quedó atrapado en las vías del ferrocarril.

Pese a que el conductor trató de avisar a los servicios de emergencia, no pudo evitar que un tren colisionara con el vehículo, lo que produjo el descarrilamiento y la muerte de diez personas.

El 17 de octubre de 2000, cuatro personas perdieron la vida y 87 resultaron heridas cuando un tren que cubría el trayecto entre Londres y Leeds (norte de Inglaterra) descarriló cerca de la estación de Hatfield, al norte de la capital británica.

El 5 de octubre de 1999, 31 personas murieron cuando un tren de cercanías chocó frontalmente cerca de la estación londinense de Paddington con un tren de alta velocidad que viajaba de Cheltenham (al oeste de Inglaterra) a la capital británica.

Tags: