AAFB UGT exige al Tren de Sóller que deje de gastar en los «fastos» que monta Serra y les pague un salario justo
Font original: UGT exige al Tren de Sóller que deje de gastar en los «fastos» que monta Serra y les pague un salario justo

UGT exige al Tren de Sóller que deje de gastar en los «fastos» que monta Serra y les pague un salario justo

Publicat: 28 / jul / 2006  |  Actualitat ferroviària

E. COLOM / G. M.

SÓLLER.- Los cerca de cien trabajadores del Ferrocarril de Sóller empiezan a desenterrar el hacha de guerra. En un duro comunicado emitido ayer por la sección sindical de UGT, los empleados de la entidad constituida por capital de Sóller y apadrinada por el editor Pedro Serra exigen a la empresa que deje ya de gastar dinero en «fastos» y eventos sociales y ponga más empeño en actualizar el convenio laboral que regula sus condiciones de trabajo.

Los trabajadores aseguran llevar tiempo solicitando la revisión del marco laboral. Algo que consideran inaplazable y que, según alegan ahora, siempre se les había denegado por la incertidumbre con que la empresa afrontaba la caducidad de la concesión del servicio, prorrogada inicialmente por cinco años. «Llevamos tiempo haciendo sacrificios y abrochándonos el cinturón».

La renovación de la concesión el pasado año por parte del Govern Matas para los próximos 50 años y el impulso que ha cobrado la sociedad con la entrada de nuevos administradores -uno de los nietos del propio Serra se sienta en el Consejo de Administración- ha cambiado completamente el panorama.

De entonces a esta parte se han sucedido los actos de relaciones públicas. «El codeo con la jet set, las donaciones, los eventos enfocados a terceros y los fastos», en palabras del secretario de Transportes de UGT, Amador Segura. «Se han realizado inversiones de millones de euros, se han dado ayudas a instituciones sociales por cerca de 50.000 euros y cantidades mucho mayores a la comunidad eclesiástica», denunció ayer el sindicato.

Esta mención a la comunidad eclesiástica nace de la última iniciativa de la Fundación Tren de l’Art, organismo auspiciado por el Ferrocarril y presidido por Pedro Serra que nació en mayo de 2005 -con gala de relumbrón- para vincular el mundo ferroviario al mundo de la cultura. Como publicó este diario, la última propuesta de Serra pasa por invertir 132.000 euros en restaurar un telón pintado de la Iglesia para exponerlo en la estación.

Campaña informativa

La Fundación prevé también comprar el edificio de Can Prunera. Y, entre otros eventos, ya ha organizado en los andenes exposiciones con grabados de Joan Miró. A unos metros de dichos andenes, en los talleres del tren, los empleados del Ferrocarril atienden «con indignación» ese afán por potenciar la imagen «mientras se mantiene una actitud cicatera» con respecto al convenio. Máxime cuando, según denuncian, desde la renovación de la concesión se han revisado al alza las tarifas del tren, «llegando a superar más de diez veces el IPC real de los últimos años».

«Aumentar un uno por ciento el salario supondría para la empresa 25.000 euros», subrayan. Denuncian asimismo que no se les abonan los complementos por baja.

Piden que la empresa reaccione y desatasque el convenio. De lo contrario, advierten, adoptarán medidas de presión. De momento ya han anunciado que a partir del uno de agosto repartirán pasquines y adhesivos explicando la situación entre los usuarios del tren. La compañía del Ferrocarril de Sóller, fundada en 1905, se hallaba hace varios años en un momento de desconcierto ante la finalización de la concesión de 99 años otorgada por la Administración en 1912. La posibilidad que el Govern asumiera la concesión hacía que la compañía no hiciese inversiones. De la asamblea de socios de junio de 2002 salió un nuevo Consejo de Administración. Con Javier Mayol como presidente y el citado nieto de Serra, Pedro Rullán Serra, que pasó a ocupar un asiento en la cúpula de la compañía.

Tags: