AAFB Una máquina de las obras del tren estremece otra vez el colegio Santa Isabel y obliga a desalojarlo
Font original: Una máquina de las obras del tren estremece otra vez el colegio Santa Isabel y obliga a desalojarlo

Una máquina de las obras del tren estremece otra vez el colegio Santa Isabel y obliga a desalojarlo

Publicat: 26 / gen / 2006  |  Actualitat ferroviària

LORENZO MARINA

PALMA.- Las paredes y el suelo del colegio Santa Isabel de Palma se volvieron a estremecer ayer a mediodía. Apenas dos meses después de que unos temblores obligasen a desalojar a los 325 alumnos de sus aulas, una nueva sacudida obligó ayer a evacuar el centro escolar.

El abanico de hipótesis desplegado en el primer temblor del pasado mes de noviembre se esfumó ayer por completo. Una máquina compactadora del terreno, por las obras de soterramiento del tren, fue la responsable. Mientras la pesada máquina estaba arrastrando un pesado rodillo, la vibración se extendía al colegio.

Sobre las 13.00 horas, un fuerte temblor se comenzó a sentir ayer en el suelo. La sacudida se percibió claramente en todas las plantas, incluidas las inferiores. A continuación, la directora del centro Yolanda Muñoz ordenó el desalojo inmediato del centro escolar.

Tras avisar al 112, un nutrido dispositivo de emergencias se dirigió al Colegio Santa Isabel. Bomberos de Palma, efectivos del Cuerpo Nacional de Policía, agentes de la Policía Local y técnicos de la Conselleria de Educación se desplazaron hasta el centro escolar.

Mientras los expertos examinaban la estructura, los 325 alumnos se concentraron en la plaza Santa Isabel, justo delante de la fachada del colegio.

Tras examinar la estructura, los técnicos concluyeron que no se encontraba dañada. Apenas unos minutos después del desalojo del Colegio Santa Isabel, los especialistas concluyeron que no revestía ningún peligro.

En torno a las 13.45 horas, los técnicos dijeron que los alumnos recién desalojados del centro escolar podían volver a clase. Dicho y hecho. Los alumnos volvieron al colegio.

Sin embargo, algunos padres no pararon de pedir explicaciones. El último desalojo del centro escolar por los temblores se había producido hace dos meses. Desde entonces no se había adoptado ninguna determinación.

Protestas de los padres

«¿Por qué descartaron la hipótesis de las obras la primera vez?», inquirió el padre de un alumno a un bombero nada más conocer cuál era el origen de este segundo temblor.

El oficial de guardia de los bomberos de Palma, Luis Ortega, examinó las posibles causas de la fuerte sacudida. En esta ocasión, no había ninguna duda. Al mismo tiempo que se estaba estremeciendo el colegio, una pesada máquina apisonadora estaba compactando el terreno,

Ante el requerimiento de algunos padres, el oficial de bomberos explicó que estas vibraciones en el inmueble se podrían repetir. «Cuando vuelvan a pavimentar el asfalto tendrán que volver a meter esta máquina y las vibraciones se pueden repetir», abundó.

La solución propuesta por el oficial de bomberos era muy sencilla: utilizar la maquinaria pesada fuera del horario escolar. Sin embargo, aún no se ha puesto en práctica. El susto de alumnos y profesores es monumental siempre que ven moverse el suelo bajo sus pies.

El anterior temblor registrado en el colegio Santa Isabel el pasado 18 de noviembre sirvió para despertar numerosas especulaciones sobre el origen de la sacudida en el centro escolar: un movimiento sísmico o la explosión de una cantera fueron las explicaciones dadas en su día.

A pesar de las sospechas de que las obras de soterramiento eran las culpables, nadie apuntó en esa dirección. No obstante, esta sacudida del pasado mes de noviembre tuvo unas consecuencias positivas, al menos para averiguar más rápidamente el origen.

Los técnicos practicaron catas en las paredes del Colegio Santa Isabel. En las hendiduras introdujeron testigos para tratar de medir las posibles oscilaciones del inmueble de registrarse un nuevo temblor. Estos testigos sacaron de dudas por completo. Apenas habían sufrido variación alguna en los últimos meses. Ni siquiera la fuerte sacudida registrada ayer provocó un desplazamiento significativo de la anterior medición.

Tags: