AAFB El metro tiene que llegar a Son Espases después de lo que nos hemos gastado
Font original: Diario de Mallorca

El metro tiene que llegar a Son Espases después de lo que nos hemos gastado

Publicat: 29 / abr / 2010  |  Actualitat ferroviària

Gabriel Sampol lamenta que su empresa, Sampol Ingeniería y Obras, fuese descartada para el proyecto del nuevo hospital de referencia en Son Espases y, tras obtener el permiso para poner en marcha la planta de cogeneración eléctrica en el ParcBit, advierte que este es el modelo a seguir y olvidarse de "anacronismos" como el de es Murterar.

–Por fin luz verde para su planta de cogeneración en el ParcBit...
–Confieso que me he enterado por la prensa de la autorización y ha supuesto una grata noticia porque es un proyecto de gran importancia en el que llevábamos años trabajando y no como otros en Balears, que preparamos y que finalmente no cuajaron...

­–¿Qué proyectos rechazados a su empresa le provocaron más frustración?
–Últimamente hemos tenido un gran disgusto con el tema de Can Misses (la remodelación del hospital de referencia de Eivissa) y anteriormente con Son Espases, proyecto del que fuimos excluidos de una manera injusta. Recurrimos el motivo por el que nos excluyeron y la última palabra la tendrán los juzgados.

–¿Qué ventajas tiene una planta de cogeneración frente a una central eléctrica tradicional?
–Se trata de la primera central de producción de energía eléctrica que ha tenido en cuenta el impacto ambiental, el ahorro de emisiones y, sobre todo, la eficiencia. Baste decir que las centrales que conocemos se mueven en torno al 35% de rendimiento. La nuestra superará el 80%. Las otras, para generar la misma potencia, arrojan el 65% al mar. Todas las centrales de Gesa, ahora Endesa, son refrigeradas con agua del mar. Nuestra central de cogeneración obtiene una energía térmica que se usa para climatizar las grandes superficies con unas emisiones cero de dióxido de carbono y sin coste alguno porque procede de los restos desechados. En una tecnología muy innovadora y reciente que se está introduciendo en estos momentos. Realmente sería de trigeneración, porque hablamos de electricidad, de agua caliente y de agua fría.

–¿Cómo está la estructura eléctrica balear?
–Un poco anclada en el pasado porque la compañía que nos suministra la energía no tiene ningún interés en innovar...

–¿Endesa no innova?
–No. Y ahora que depende de Italia (Enel), menos, ya que sólo van detrás de los números. Y uno de los peores negocios que ha hecho Enel ha sido la compra de Endesa. Porque lo hizo en un momento en que las acciones estaban en su valor más alto. Aquí hay que reconocer que Pizarro estuvo muy espabilado. Si en estos momentos decidiera vender, Enel perdería unos cinco mil millones de euros. En definitiva, están vendiendo activos y no están por la innovación, las cosas como son. Y Sampol ha sido la única empresa de España que ha conseguido la licencia de distribuidor para Balears. Ya lo somos en la subestación que hemos montado en el ParcBit y ahora estamos haciendo otra en Llucmajor cerca del polígono de Son Noguera en la que también distribuiremos la energía. Sampol ha roto el monopolio eléctrico en las islas.

–¿Cuándo veremos desaparecer la central de es Murterar?
–Esta central alimentada con carbón es un anacronismo y además está situada en el sitio menos adecuado, con el humedal de sa Albufera muy próximo. Esto es intolerable y se le puede decir tranquilamente a la compañía que una central que lleva entre treinta y cuarenta años funcionando ya está bien amortizada. ¿Su desaparición? Es un tema político por lo que creo que habrá que esperar a la próxima legislatura.

–¿Qué le recomendaría al Govern?
–Que no vuelva a autorizar nunca centrales como la de es Murterar, la de Malpas o la de Sant Joan de Déu. La energía se debe distribuir por toda Mallorca con microcentrales a las que se les pueda sacar el rendimiento de la energía térmica que se disipa. No se volverá a permitir construir una central cerca del mar. El último gol que nos han metido, porque estábamos en un monopolio, fue el de Cas Tresorer. Esta concentración de potencia en un solo lugar ya está obsoleto.

–Sampol forma parte de la Fundación +O2 que planta árboles para capturar CO2 ¿Es una medida eficaz contra los gases de efecto invernadero o simplemente un lavado de cara ante una opinión pública cada vez más concienciada en la preservación del medio ambiente?
–Es totalmente efectiva. Bernat Vicens ha tenido una muy buena idea y ha ido a buscar una serie de empresas para desarrollarla. Yo no hubiera aceptado a algunas empresas que están en la fundación, pero me lo he encontrado hecho. Hay que sembrar miles de árboles. Y nosotros vamos a plantar encinas que combatan la invasión del pino, debajo del cual no crece nada.

–El sector de la construcción ha tocado techo. ¿Pueden reciclarse sus trabajadores con la domótica y los nuevos sistemas térmicos que se instalan en las viviendas?
–Los trabajadores de la construcción que se han quedado sin trabajo no tienen formación y se convertirán en un paro estructural que siempre tendremos. Es casi imposible que se reciclen con las nuevas tecnologías. Lo que hemos de intentar es mejorar la formación de la juventud, de la próxima generación.

–¿Qué explicación tiene que el metro no previera una parada en Son Espases como ahora reclama el PP?

–El metro fue una idea de quien todos sabemos y se tuvo que hacer en un tiempo que es humanamente injusto. Nosotros hemos trabajado en el metro de Santo Domingo (República Dominicana) que se hizo con el tiempo mínimo necesario: tres años. Aquí no se hizo así y llegaron los problemas. Se obviaron asuntos estructurales como el de las inundaciones del Polígono de Son Castelló, que tiene el mismo sumidero para las aguas pluviales y las fecales. Gracias a Dios vino el metro y se inundó en lugar de nosotros (risas). Es una obra que no se pensó. Como no se pensó que para ser rentable tenía que tener del orden de los cinco o seis millones de pasajeros anuales. No llegaba al umbral de rentabilidad. Habría que prolongarlo hasta el ParcBit, que es un centro laboral, y hacerlo llegar al nuevo hospital de Son Espases. Después de lo que nos hemos gastado, tiene que llegar al hospital. Si no, nunca será rentable.

–¿Es sostenible el actual modelo turístico?
–Tendríamos que intentar recuperar el turismo de calidad que tuvimos en su día y que se ha perdido porque se ha apostado por la cantidad, que se encuentra en sectores cada vez más bajos de la sociedad. La gente pudiente de todo el mundo va a Saint Tropez, Cannes o Niza y no viene a Mallorca porque ya no está de moda pese a que tenemos mucho más que ofrecer que todos los destinos que he mencionado. Perdimos el turismo de calidad y recuperarlo será difícil. Como también lo será recuperar la Playa de Palma. ¿Habrá inversión suficiente para la reforma? No lo sé.

–¿Ve futuro al coche eléctrico en Balears?
–El coche eléctrico está hecho y pensado para las Illes Balears. Nosotros llevamos años trabajando con la pila de hidrógeno y ahora se ha apostado por la de litio. Ha cambiado un poco el esquema y estamos realizando estudios muy profundos sobre el impacto del coche eléctrico en un sistema eléctrico tan cerrado como el de las islas. Trabajamos para desarrollar la infraestructura que este vehículo necesitará en Balears. Pero debe ser el Gobierno el que tire de este proceso con fuertes inversiones.

Tags: