AAFB El Pacte hizo el muro de Sineu con un croquis ’a boli’
Font original: El Mundo

El Pacte hizo el muro de Sineu con un croquis ’a boli’

Publicat: 12 / dic / 2010  |  Actualitat ferroviària

El muro que provocó el accidente en la línea de tren que une Palma y Manacor el pasado 19 de mayo y que se saldó con una treintena de heridos y con el maquinista en estado muy grave, se levantó sin los preceptivos planos y cálculos de estabilidad. El único soporte documental que respalda su construcción lo acaba de aportar al Juzgado de Instrucción número 7 de Inca el ingeniero de la Unión Temporal de Empresas (UTE) que acometió las obras durante el primer Pacte de Progrés presidido por Francesc Antich y se reduce a un croquis elaborado a mano que ni tan siquiera coincide con la realidad.

El dibujo ’a mano’.
Más allá de eso no hay nada. El dibujo, entregado por el letrado Jaime Campaner, que asiste al ingeniero de las obras, representa, a grandes rasgos, un muro de una altura «variable» de entre «1,50 metros y 2 metros» que debía ser edificado con «hormigón» y disponer de una «armadura de piel», que es así como se denomina técnicamente el revestimiento para evitar fisuras como consecuencia de los cambios de temperatura. Pocos datos más aporta este documento que teóricamente, y pese a no tener fecha, hace supuestamente referencia al muro de Sineu que se vino abajo provocando el descarrilamiento del tren.

Sin embargo, el muro de contención en la realidad posee unas dimensiones de 3,8 metros de altura que distan considerablemente de esta rudimentaria propuesta. Que no existen los preceptivos cálculos lo ha certificado también por escrito la jefa de Proyectos y Obras de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM), Ana García Serrano, en un informe que forma parte ya del sumario judicial. En él subraya que «la causa principal de la caída del muro» es, a su juicio, «la falta de armadura y de cimentación». En este sentido añade que «la junta constructiva está mal ejecutada porque no existe»; «el proyecto constructivo de los muros al parecer no consta»; como tampoco «el cálculo de estabilidad de los mismos ni en los planos se adivina ninguna sección ni del muro ni de su armadura». Pero es que estas conclusiones las ha ratificado también el Departamento de Física de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), que ha confeccionado a petición de SFM otro dictamen en el que, en el apartado destinado al análisis del muro, sostiene que «no se han encontrado en el proyecto los planos de armado del muro» y que, por lo tanto, no puede pronunciarse sobre los mismos.

Pese a mediar estas carencias se levantó finalmente el muro en diciembre de 2002. Tres meses antes de que se ordenasen las obras de forma oficial desde el Govern y sin ningún informe técnico de por medio. Estas obras se enclavaron en el modificado número dos, que contaba con un presupuesto de 31,3 millones de euros públicos y que especificaba la necesidad de «realizar unos muros de sostenimiento de hormigón a lo largo de 500 metros por la inestabilidad de los taludes a la salida de Sineu». Este modificado estuvo precedido por los 26,5 millones que costó el proyecto principal así como por los 28,7 a los que ascendió el primero de los llevados a cabo. Todos estos trámites los llevó a cabo, en calidad de director del proyecto, Pere Sintes, que pese a no disponer de la titulación de ingeniero, también en este proceso firmaba como tal. La Conselleria de Movilidad, diriga por Gabriel Vicens, obviando todos estos elementos, intentó culpar al PP del accidente, que se ha personado en la causa a través de los letrados Ignacio Gordillo y Manuel Vich.