AAFB Las oposiciones de la SFM le cuestan al Govern 150.000€
Font original: Diario de Mallorca

Las oposiciones de la SFM le cuestan al Govern 150.000€

Publicat: 12 / abr / 2012  |  Actualitat ferroviària

La supresión de las oposiciones en la empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) le costarán al Govern balear alrededor de 150.000 euros, en concepto de tasas de derecho de examen cobradas a los aspirantes. La devolución de estas tasas se hará mediante transferencia bancaria, señaló ayer la conselleria de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio.
En este proceso iniciado en la anterior legislatura se ofertaron 93 puestos de diferentes categorías, para los que se presentaron 8.300 aspirantes. Los demandantes de un empleo que no requería titulación abonaron 12,71 euros, mientras las pruebas para un trabajo cualificado costaron 25,45 euros.

"No hace falta más gente"

Según publicó ayer el Boletín Oficial de les Illes Balears (BOIB), la suspensión de las oposiciones "es consecuencia de la falta de dotación presupuestaria". El conseller de Agricultura, Medio Ambiente y Territorio, Biel Company, rechazó ayer la propuesta del comité de empresa de Servicios Ferroviarios de Mallorca de convocar oposición para ampliar la plantilla por ser "lo contrario" a lo que está haciendo el Govern al reducir el sector público instrumental.
En opinión de Company, "lo que hace falta es más gestión y más eficiencia". El conseller insistió en que "no hace falta más gente en la Administración, sino al revés". Asimismo, defendió la necesidad de mejorar los procesos de gestión y que el personal sea más eficiente, con el objetivo final de que el servicio público "cueste lo menos posible a los ciudadanos". En este sentido, aseguró que una plantilla más amplia "no se traduce en que las cosas funcionan mejor". El gerente de SFM, José Ramón Orta, reveló recientemente en el Parlament que la deuda de la empresa ronda los 500 millones de euros.
Serveis Ferroviaris de Mallorca se constituyó en 1994 como resultado del proceso de transferencia a la Comunidad Autónoma de las Illes Balears de los servicios que explotaba hasta el momento la empresa Ferrocarriles Españoles de Vía Estrecha (FEVE) dependiendo de la Administración Central del Estado.