AAFB PP y UM exigen la paralización del tranvía y el Govern afirma que lo seguirá impulsando
Font original: Diario de Mallorca

PP y UM exigen la paralización del tranvía y el Govern afirma que lo seguirá impulsando

Publicat: 24 / nov / 2010  |  Actualitat ferroviària

Los grupos municipales del PP y UM aprobaron ayer tres nuevas resoluciones sobre el tranvía de la bahía de Palma que carecerán de efectividad alguna en el corto y medio plazo. Los 14 concejales del grupo conservador junto con los dos de UM forzaron la aprobación de una proposición por la que el pleno "exige la paralización inmediata" de todas las actuaciones que realizan el Govern balear y Cort en relación a la implantación del tranvía en la bahía de Palma.
Inmediatamente después de la sesión plenaria, el director general de Movilidad del Govern, Antoni Verger, afirmó que no se atenderá el acuerdo insistiendo en que el Ejecutivo autonómico continuará impulsando el proyecto del tranvía, "en cumplimiento del Plan Director Sectorial de Transportes aprobado por unanimidad por el Parlament en la pasada legislatura".
No obstante, invitó tanto al PP como a UM a presentar alegaciones y sugerencias al trazado propuesto del futuro tranvía, puesto que éste precisamente se encuentra ahora expuesto al público hasta el próximo día 31 de diciembre.
En relación al anuncio realizado por el concejal del PP Álvaro Gijón en el sentido de que, si después de las próximas elecciones autonómicas y municipales tienen la responsabilidad de gobernar retirarán el proyecto, Verger manifestó su convencimiento de que tanto el PP como UM se "replantearán su posición" en relación al tranvía, porque, a su entender, "no se puede llegar a estos niveles de irresponsabilidad en la política balear".
Por su parte, en el transcurso del debate de más de dos horas mantenido en el salón de plenos, el teniente de alcalde de Movilidad de Cort, José Hila, pidió "coherencia" al PP por cuanto, tal como recordó, este partido "desde 1999 defiende el proyecto del tranvía, lo llevaba en los sucesivos programas electorales, e incluso en 2006 Cort aprobó por unanimidad su implantación". Insistió en que la decisión sobre uno u otro medio –el metro o el tranvía– no es una cuestión "de ideología política", sino que responde "a criterios técnicos y de movilidad".
En relación a que el tranvía perjudicará a la EMT por cuanto realizará el mismo trayecto que varias de las líneas más importantes de la empresa municipal, afirmó que este hecho no ha ocurrido con la línea de metro a la Univesidad y que todos los medios de transporte son "complementarios".
Por su parte, el teniente de alcalde y portavoz del Bloc, Eberhard Grosske, resaltó que ninguna entidad se ha manifestado en contra del tranvía y afirmó que existe un "consenso social y político" en torno a este medio de transporte, ya que "es clarísimo su carácter beneficioso para la ciudad".