AAFB Usuarios del tren critican que el nuevo horario les hace llegar tarde
Font original: Diario de Mallorca

Usuarios del tren critican que el nuevo horario les hace llegar tarde

Publicat: 6 / jul / 2013  |  Actualitat ferroviària

Ayer se estrenó el nuevo horario veraniego de Serveis Ferroviaris de Mallorca. Evaluar el resultado con una sola jornada es complicado para los sectores implicados. Por parte del Govern balear fue una jornada "sin problemas y sin incidentes destacables". Por parte de los representantes de los usuarios no fue "tan perfecta y si hubo molestias para los viajeros".
Básicamente, el nuevo horario consiste en reducir frecuencias y como consecuencia también circulan menos convoyes. Según destaca el director general de Transportes, Juan Salvador, "se han eliminado viajes en las franja horaria en que menos se necesitan". Agrega que "se ha dilatado la frecuencia de los trenes a partir de las nueve de la mañana y se ha pasado de una cadencia de 20 minutos a una de 30 minutos".
Según la Dirección General de Transportes, ayer, los trenes que circularon después de las nueve de la mañana registraban una ocupación del 24 por ciento, cuando lo habitual es que sea de un 22 o 23 por ciento. Salvador opina que "no se trata de un aumento desmesurado y además es perfectamente asumible".
La asociación de usuarios del tren no es de la misma opinión, aunque prefiere esperar unos días para pronunciarse al completo sobre el cambio.
Teresa Sastre, presidenta y portavoz de la entidad, manifestó ayer que "lo que sí se ha producido es algún retraso. No sé si será la tónica general, para eso será preciso esperar unos días, pero de momento hoy (por ayer) ha habido gante que ha llegado tarde".
La usuaria indica que el tren de las 7,20 "normalmente llega a Palma a las 7,50. Ayer efectuó el recorrido un tren de gasóleo en lugar de una máquina eléctrica y llegó a Palma a las 8, 05 horas.
Salvador indica que "cada mañana se usa un tren de gasóleo por necesidad intrínseca del servicio, uno sólo, y se hace cada día".
Sastre reconoce que "es cierto que en verano hay menos gente que potencialmente usaría el tren; no hay estudiantes, pero la gente que lo usa habitualmente ve muy trastocado su plan diario". La presidenta de los usuarios sostiene que "ha habido aumentos de tarifas de un 50% recientemente y además de ello ahora nos encontramos con peor servicio".