GIF - 419.7 kB
Font original: mallorcadiario.com

‘¿A esto lo llaman desmontar?’

Publicat: 6 / nov / 2005  |  Actualitat ferroviària

Ana Celia Parras

sábado, 05 noviembre 2005

PALMA.- A las seis y media de la mañana dos enormes máquinas han comenzado a tirar el Puente Bennàssar, a pesar de que el desmantelamiento estaba previsto para este lunes. Los vecinos han reaccionado con estupor e indignación, y muchos han bajado a la calle para hacer fotos. Un señor mayor increpaba: ¿A esto lo llaman desmontar?

El encargado de Salud y Seguridad de la obra ha explicado a mallorcadiario.com, que las obras se han adelantado “porque es más seguro y cómodo realizarlas en fin de semana. El atasco en un día de diario sería espantoso”. Además ha confirmado que se han llevado varias piezas como las barandillas de hierro, faroles, capiteles “y algo de marés original, pero hay partes que no se han podido salvar”.

Una de las partes que han sucumbido es la estructura central ornamentada. La presidenta de la Asociación del Parc de les Vies, Angels Fermoselle, hacía fotos de derribo con la indignación incrustada en su mirada “estamos desolados, están tirando elementos ornamentales originales”, decía mientras disparaba su cámara. “Es una vergüenza, increpaba a un Policía Local un hombre armado con su cámara de fotos, ¿A esto lo llaman desmontar?, criticaba.

Un anciano observaba desde la acera de enfrente todo el proceso. “Después de tantos años, ya no hay más Puente del Tren, lamentaba. Otros vecinos y miembros de la Asociación comentaban con indignación que “lo peor son las mentiras, ni siquiera han estudiado las propuestas alternativas que habíamos enviado a la alcaldesa y a la Consellería”, decía una integrante de la plataforma ciudadana. “No hacía falta tirarlo ahora, las obras podrían haber seguido en otro sector y haber buscado una solución consensuada”, dice Fermoselle.

LA NIETA DEL ARQUITECTO PIDE RESPETO POR SU LEGADO
Maribel Bennàssar, nieta del que fuera además de autor del puente, Hijo Ilustre y Arquitecto Municipal de Palma, Gaspar Bennàssar está “muy entristecida”. “No he querido verlo, hemos hecho todo lo posible, se ha oído la voz no sólo de la familia, sino también de los ciudadanos, de la Plataforma. Habíamos propuesto muchas soluciones y lo han derrumbado con alevosía”, se queja. “Este es otra más de las obras de mi abuelo que derriban, sólo pedimos un poco de respeto por lo que significó para la ciudad”, asegura.

Alevosía, una palabra que se ha escuchado mucho alrededor del Puente Bennàssar. Angels Fermoselle también se ha referido al levantamiento ciudadano “hemos hecho lo posible, pero tienen miedo de la movilización popular”, sentencia.

Desde la Consellería de Obras Públicas aseguran que está garantizada la reconstrucción del puente modernista. En un comunicado afirman que se han retirado antes de la demolición todos los elementos que han señalado los arqueólogos, además de hacer moldes de los elementos originales de la estructura. Según Obras Públicas, cuando terminen las obras de soterramiento colocarán el puente “en un entorno más idílico, con el tren soterrado y más zonas verdes”.

EL PUENTE NO CUMPLIRÁ CIEN AÑOS
Los vecinos no lo ven así. Muchos han salido a lo largo del día a hacer fotos, quejarse y comentar. Los integrantes de la Plataforma del Parque estaban junto al puente “”desde las seis de la mañana, han comenzado el derrumbe con nocturnidad y alevosía”, decía una integrante de la asociación. “Tenemos una sensación de dolor y rabia, quien tiene el poder debe escuchar con tranquilidad a los ciudadanos”, afirman.

También ha reaccionado al derribo EU-EV, que llevará el caso a la Fiscalía. El Puente Bennàssar está incluido en el catálogo de protección de edificios y elementos de interés histórico, artístico, arquitectónico y paisajístico de Palma, con la categoría B. Esto significa que no puede derribarse ni trasladarse, aunque sea para una posterior reconstrucción.

El Puente del Tren habría cumplido cien años en 2012. “Es una pena, habría sido un día de fiesta en el barrio, todo el mundo le tenía cariño, era una seña de identidad. Si lo reconstruyen, cosa de la que no estoy segura, ya no será el puente de mi abuelo”, lamenta Maribel Bennàssar”. “En aras del progreso se destruye el patrimonio cultural, es absurdo”.

Tags: