AAFB Es Furgó Correu 27

Es Furgó Correu 27

Publicat: gen / 2006  |  Es Furgó Correu

DEFENSA DEL PATRIMONIO FERROVIARIO

Una exigencia histórica y cultural

Vivimos una época en la que parece ser que, para conservar la identidad historica y cultural de los pueblos, los colectivos más comprometidos en este tema se han de enfrentar en una continua fricción con las instituciones, con el fin de que estas tomen conciencia de la riqueza potencial existente en continuo peligro de extinción, en
numerosas ocasiones a causa de actuaciones políticas desafortunadas. Y eso no debería ser así, por el hecho de que todos formamos parte de una misma identidad surgida de una historia común. Olvidar esto, ya es perder la identidad y por consecuencia, es dejar pasar la oportunidad de conservar la historia en vivo.

En Baleares, la pérdida de esta identidad ya ha ocurrido en numerosas ocasiones: la industria, el comercio, los oficios, el transporte. Las fuerzas económicas y políticas de esta comunidad, -comunidad limitada por su condición de islas-, y los gestores que la administran, deberían escuchar en el tiempo las preguntas, las exigencias y los
reproches que nuestros descendientes les realizarán sobre este asunto, si bien muchos de estos jóvenes, y al ritmo que van las cosas, ya no sabrán cuales son sus orígenes y
mucho menos su cultura.

Y en este sentido, también el patrimonio ferroviario isleño, en el transcurso de este último cuarto de siglo, ha pasado a ser, -desde que en los 80 se decidiera mantener
la presencia del tren en Baleares-, una cuestión de identidad cultural, defendido por numerosos colectivos. Sin embargo, año tras año, hemos sido testigos mudos de la
destrucción sistemática del patrimonio ferroviario hasta límites vergonzosos. Recordemos el declive histórico de las diferentes estaciones de tren mallorquinas, sobre todo la más reciente, la histórica Estación de Palma con más de 130 años de antiguedad, y su “Pont del tren”; el abandono y el deterioro haciendo presencia en cada uno de sus edificios, de sus talleres, de sus máquinas de trabajo. El material
rodante historico desguazado y pulverizado a golpe de decreto, y con él las personas que lo hicieron funcionar durante años. Los símbolos de una larga prosperidad
ferroviaria en Mallorca han ido cayendo uno tras otro, dejando sólo aquellos que por provecho, han sido remodelados, algunos de ellos no con mucho acierto, como la
Estación de Artá. Qué decir pues de este desafortunado proceso de olvido del tren en Mallorca que hoy se intenta paliar y que ya es sabido por todos.

Pero no todo está perdido, y aún se pueden recuperar los restos, sufientemente emblemáticos como para realizar un trabajo colectivo de verdadera importancia patrimonial que implique a las entidades políticas y sociales en la recuperación de nuestra historia y patrimonio ferroviario, especialmente relevante como para llevar a cabo actos reivindicativos reclamando su conservación. Asustarse de ello es absurdo porque beneficiados saldremos todos, sólo hay que hacer cuentas y ver si los números salen, sobre todo aquellos que nos llegan de Europa para estos casos, unos fondos reservados exclusivamente para proteger el patrimonio de nuestros pueblos, con el fin de conservar nuestra savia cultural y no quedar cual arbol muerto y sin identidad, a merced de especuladores.

Un trabajo pues de todos y un beneficio también para todos si las instituciones tienen la valentía de apostar por ello sin complejos. Animamos a todos a este esfuerzo.

Tags: