AAFB Es Furgó Correu 28

Es Furgó Correu 28

Publicat: des / 2006  |  Es Furgó Correu

SOTERRAMIENTOS

El año que vamos a despedir ha tenido un marcado carácter en cuando al tema del soterramiento de infrastructuras ferroviarias palmesanas. La eliminación de pasos a nivel ha sido el mayor acierto que se le puede atribuir al proyecto del corredor subterráneo y estación intermodal, y que permitirá una mayor fluidez de la circulación rodada en la zona tanto de S’Estació de Palma como del corredor de superficie sobre la linea subterránea ferroviaria. Sin embargo se desconoce si el soterramiento del tren vaya a solucionar una parte importante del grave problema de caos circulatorio que sufre la ciudad, por lo que las medidas adoptadas en este sentido se han de dirigir hacia otros factores ajenos a que el tren sea enterrado o no, sino a una mejor planificación del escaso y concentrado territorio urbano.

Pero en cuanto al tema de los soterramientos ferroviarios, sin duda los ha habido y hay de todos los tipos y colores en nuestra geografía española, unos de admirable obra de ingenieria y otros verdaderos esperpentos en cuanto a
planificación y ejecución de obra, aunque todos ellos, asumidos por los colectivos sociales entre aplausos y como no, entre críticas y polémicas.

Al final, los ciudadanos, que son los verdaderos usuarios y beneficiarios de estas instalaciones, serán también los que den su aprobación o su rechazo a quienes no escatiman medios, tiempo y material humano para llevarlas adelante,
contra viento y marea. Pero en estas cosas de asunto social y público lo importante no es quien lleva la dirección de las obras, sino de que el objetivo, o sea, el tren, llegue a su destino y que tenga oportunidad de poder circular sin
trabas ni cortapisas; lo demás es una cuestión de formas. Porque nadie queda exento de responsabilidad cuando lo que se ve afectado es el futuro de un medio colectivo de transporte, ni los políticos por sus luchas internas e interes privados, ni los ciudadanos por no saber definir como defender algo propio e intocable de asunto público, en este caso el ferrocarril.

Y en este sentido, por la parte que nos compite, como voz y sentimiento ciudadano, solo existe para nosotros una aprobación indiscutible, la realización de las cosas bien hechas, vengan de donde vengan. Y si al final alguien se pone las medallas, mejor para el, sea en la legislatura que sea. El tren siempre será para los Amigos del Ferrocarril, la mayor de las prioridades, por encima de cualquier soterramiento ideológico que se nos presente.

Tags: